Volver

Blog

Los ácaros de polvo, un foco de alergias

En muchas ocasiones habrás oído el término “alergia al polvo”, pero exactamente ¿a qué se tiene alergia realmente o cómo se pueden evitar sus síntomas? Si quieres conocer la respuesta a estas preguntas, continúa leyendo este artículo.

Cuando hablamos de la alergia al polvo nos referimos a la alergia a los ácaros, diminutos insectos que viven en él. Estos existen en la mayoría de los hogares y pese a que no pican, cuándo se es alérgico a ellos es muy molesto.

Entre el 20% y el 25% de la población padece esta enfermedad y los síntomas se agudizan con la llegada del otoño. En esta época, de septiembre a noviembre, los ácaros inician un intenso ciclo reproductivo aprovechando el aumento de la humedad en el ambiente. Si eres alérgico, los estornudos, los picores, la rinitis, la urticaria o la tos pueden aumentar considerablemente.

 

 

¿Cómo eliminarlos de nuestras casas?

Estos insectos son tan pequeños que no pueden verse a simple vista, por lo que intentar acabar con ellos es una difícil tarea. Viven en lugares cálidos con altos niveles de humedad y en las cosas hechas de tela como: colchones, muebles tapizados, alfombras, cortinas, peluches… De hecho, es imposible eliminar todos los ácaros de polvo, pero sí que podemos reducir su presencia en nuestros hogares a través de medidas preventivas como:

  • Limpiar el polvo: utiliza un paño húmedo para que los ácaros no queden en suspensión. Además, si puedes, aspira en lugar de barrer.
  • Ventilar bien el hogar: hazlo diariamente, durante al menos media hora para que el aire se pueda renovar completamente. Es muy importante hacerlo en los dormitorios, ya que los ácaros tienen una especial predilección por los colchones y almohadas.
  • Lavar las sábanas: hay que cambiar las sábanas al menos una vez por semana. Además, para matar a estos parásitos y a sus crías tienes que lavarlas con agua caliente, de lo contrario sobrevivirían. Además, si usas ropa de cama a prueba de alérgenos reducirás su presencia.
  • Decorar con sencillez: evita crear zonas con oscuridad y polvo. A los ácaros les encanta la oscuridad y el polvo por lo que no deberás tener recodos difíciles de limpiar y tendrás que contar con el máximo de luz posible.
  • Reducir la humedad de tu casa: utiliza un deshumidificador o el aire acondicionado para que la humedad de tu hogar no supere el 50%. Esto es esencial en los meses cálidos ya que la humedad favorece su reproducción.

Si quieres completar una buena protección contra ácaros en tu hogar ven a #CCMadridSur. En nuestra tienda 5àsec cuentan con un tratamiento antiácaros que asegura una protección eficaz y duradera contra estos insectos y sus huevos durante 6 meses.

Compartir: